Datos personales

Mi foto
El autor (Miguel Etchandy) es Sommelier.Profesional (2004). Director de Cava Privada (Primer Club de Vinos de Uruguay. Director de Museo del Vino (Wine & Music Bar), fundado el 14 de julio de 1989..

domingo, 8 de enero de 2017

Deseos para las fiestas y el 2017

por Miguel Etchandy
 Título del libro del especialista internacional André Dominé 


Finaliza un nuevo año, en el que no han estado ausentes las dificultades para el sector y la familia del vino.

Más allá de los avatares, el 2016 ha sido un año en el que se han concretado nuevos emprendimientos vitivinícolas, los vinos uruguayos continuaron conquistando: lauros y nuevos mercados en el exterior.

Los resultados han llegado gracias al trabajo, sacrificio, iniciativa, y el riesgo que continúa asumiendo el sector privado. Es decir, viticultores y bodegueros, y sus nuevas generaciones, que siguen apostando, más allá de las dificultades que encuentran para competir (dentro y fuera del país) con productos de otras regiones del mundo, y que hacen a esta actividad, verdaderamente 'titánica'.

Tamaño esfuerzo, nos regala su fruto más preciado, el vino nacional.
Lejos del chauvinismo y el fanatismo, la calidad y diversidad que ofrecen hoy los vinos uruguayos es un hecho inobjetable, que merece un verdadero reconocimiento.

El abanico de tipos vinos, y vinificaciones especiales que presenta la industria uruguaya, continúa en aumento, año tras año. En el país hoy se producen, excelentes vinos tranquilos (blancos, rosados, tintos, tanto jóvenes como de crianza), también se están elaborando vinificaciones especiales de altísima calidad como licores de vino, vinos de cosecha tardía, de botrytis, y espumosos naturales

En cuanto a variedades de uva, Uruguay cuenta con excelentes resultados en cepas blancas como: el sauvignon blanc, viognier y albariño. También en tintas ya no solo hablamos de tannat, sino también otras se distinguen por su calidad y rendimiento como: merlot, cabernet franc, marselan, arinarnoa, por citar las más importantes.

Complementando todo este panorama, es también de destacar el trabajo que se viene haciendo en turismo enológico, en todas las zonas productivas del país, como Montevideo y Canelones, Carmelo (donde se ha inaugurado recientemente una nueva ruta del vino), Salto que se apresta a reciclar en Museo la vieja bodega de don Pascual Harriague (pionero de la industria vitivinícola uruguaya, quien introdujo en su establecimiento en dicho departamento la hoy cepa emblemática del país, el tannat). Y las llamadas nuevas zonas de producción como Maldonado y zona de sierras.

En síntesis, para el año que comienza, nuestro deseo al igual que todo amante del vino, es que sigamos viendo florecer nuevos proyectos, más etiquetas para regar nuestras copas, y que el sector continúe pujante, que pueda competir en el mercado interno y exterior, con la producción de esta tan noble bebida declarada hace ya dos años bebida nacional.
Uruguay ha logrado conseguir productos en esta industria de gran calidad, variedad, y con identidad, si lo comparamos con otras zonas vitivinícolas, Productos que nos enorgullecen a todos los uruguayos, y que reflejan las características de nuestra tierra y cultura. Todo este patrimonio acumulado, merece nuestro respeto, y renovado apoyo un nuevo año.