Datos personales

Mi foto
El autor (Miguel Etchandy) es Sommelier Profesional. Miembro de FIJEV (Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Vinos). En la actualidad: Redactor Responsable de la Revista 'CAVA PRIVADA'; Colaborador de la Revista BEBIDAS y CÍA del Canal web VINO de URUGUAY. TV. Fue corresponsal y crítico de vinos de Uruguay de la Revista WINE+ (2009 al 2013) y Columnista de vinos (2006-2009) de Revista GALERÍA/ Semanario Búsqueda. Fue coordinador y docente del CURSO de SOMMELIER de Facultad de Química (2005 al 2014). Con 28 años de experiencia en el trabajo con vinos, desde su empresa propia, es creador y director responsable de MUSEO del VINO de Montevideo-Uruguay (www.museodelvino.com.uy). Desde el 2009 dirige las actividades de vinos de CAVA PRIVADA (Primer Club de Vinos del país). En el 2016 asume la dirección ejecutiva de CAVA PRIVADA. Se ha desempeñado profesionalmente, dictando cursos y realizando capacitaciones, catas, presentaciones, degustaciones, cenas, salones, eventos y actividades vinculadas al vino en todo el país, para público nacional e internacional. Fue fundador en el 2005 y directivo hasta el año 2015 de la Asociación Uruguaya de Sommeliers.

martes, 24 de diciembre de 2013

Un Vino para Navidad


por Miguel Etchandy
publicado en Magazine 'Bebidas & Cía' (Dic. 2013)

Cada año en estas fechas, de tradicionales fiestas, época de encuentro con familiares y amigos, de reuniones y agasajos, surge la necesidad de encontrar la mejor bebida para acompañar comidas y resaltar el momento de celebración.

El vino es por naturaleza la bebida ideal para el brindis y el festejo, por la diversidad de opciones que
ofrece, su calidez y distinción.
Cualquier vino puede servir para acompañar estas ocasiones, ya sean tintos, rosados o blancos, obviamente dependiendo de la gastronomía y del tipo de acontecimiento Pero existe un tipo de vino, que sin lugar a dudas, es en el que todos pensamos, a la hora de brindar, y es el vino con burbujas, es decir el vino espumoso.

Existen distintas calidades desde los vinos espumantes, como el asti y moscato, que son vinos con agregado de gas carbónico para que el vino tenga burbujas; hasta espumosos naturales que obtienen sus burbujas de forma natural, que son elaborados en forma industrial en grandes volúmenes (charmat). Pero son los espumosos naturales, elaborados en forma artesanal, por el método champenoise, los que seleccionamos como el o los 'Vinos para Navidad'.

Se trata de una vinificación que da productos originales, de gran calidad y estilo. Y en los que nuestro país, en particular, viene aumentando la cantidad y calidad de su producción.
Es magnífica la oferta, vinos espumosos blancos, rosados y hasta tintos. Jóvenes y también de Reserva. Unos utilizan distintas variedades que van desde las más clásicas como el chardonnay, pinot noir, o pinot meunier, y otras como viognier, sauvignon blanc, gewurztraminer, syrah y hasta la mismísima tannat da lugar a espumosos. El método más utilizado es el tradicional, utilizado en Champagne, pero recientemente una bodega de Paysandú, se ha animado a elaborar con otro método, poco utilizado, como es el método ancestral.

Realmente el amplio espectro de productos nacionales en este rubro, es sorprendente, y no tiene nada que envidiar a sus similares de la región.

Repasamos las marcas y bodegas, que se encuentran más fácilmente en el mercado:
Cuvé Castelar (Juanicó), Xacrat y Sust (Bodegas Carrau), Espumoso Natural, Reserva y Rosé (Bodega Pizzorno), María Zarranz (Varela Zarranz), Catamayor (Castillo Viejo), Fond de Cave (Bodega Santa Rosa.y Espumosos Naturales con la propia marca de las bodegas: Irurtia, Giménez Méndez, Bodega Pisano, Falcone, H. Stagnari, y Toscanini.

Lo último a recordar, son dos aspectos muy importantes inherentes a esta bebida. Lo primero es la copa en la que se sirven estos vinos, conviene que sean copas de forma afinada o aflautadas, con boca chia para poder percibir los aromas. El otro factor, es la temperatura de servicio de los espumosos, son bebidas que se recomienda beber muy fríos, a una temperatura, que oscile los 5oC. Y para conservar esa temperatura, siempre se debe tener en casa, o se puede pedir (en locales gastronómícos), champagnera para que la botella se conserve bien fría.

Finalmente, una vez el espumoso en la copa, solo queda chocar los copas, dejarse llevar por las burbujas, y disfrutar plenamente de las fiestas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario