Datos personales

Mi foto
El autor (Miguel Etchandy) es Sommelier.Profesional (2004). Director de Cava Privada (Primer Club de Vinos de Uruguay. Director de Museo del Vino (Wine & Music Bar), fundado el 14 de julio de 1989..

martes, 2 de septiembre de 2014

Los 'Vinos de Autor' en Uruguay

por Miguel Etchandy
publicado en Magazine 'Bebidas & Cía' (edición Agosto 2014)

Los llamados 'vinos de autor' son aquellos vinos en los que el enólogo o elaborador le imprime un carácter distintivo, que tiene que ver con su personalidad, su gusto personal, que apela más a la emotividad, y a diferenciarse, utilizando o no, las prácticas enológicas más tradicionales y/o de moda.

En la región algunos 'wine makers' internacionalmente reconocidos han logrado imprimir su sello a sus vinos y han conseguido posicionarse como elaboradores con grado de distinción. Los casos más conocidos son el francés Michel Roland, el italiano Alberto Antonini, y el norteamericano Paul Hobbs. Los 3 han comenzado asesorando y trabajando en Argentina fundamentalmente, y actualmente también lo hacen en Uruguay en distintos emprendimientos; Roland asesora a Finca Narbona (de Carmelo), Alberto Antonini es el jefe de enólogos de Bodega Garzón (Maldonado) y Paul Hobbs (recientemente ha sido presentado como asesor de los vinos de alta gama de Familia Deicas)

En Uruguay este concepto de 'vinos de autor,' no ha calado demasiado hondo, quizás porque el país siempre ha mantenido una gran diversidad, en cuanto a los diferentes estilos de elaboración, por parte de las diferentes bodegas y familias esparcidas en todo el territorio del país.
No olvidar que un altísimo porcentaje de las bodegas uruguayas, continúan en manos de capitales nacionales, y son bodegas de carácter familiar, que han conservado y transmitido la tradición en la elaboración de vinos de generación en generación.
Si tuviéramos que rotularlos a estos vinos, podríamos llamarlos 'vinos de familia' o 'vinos de tradición'. Esta realidad, aún presente en los vinos uruguayos, no es algo demasiado frecuente que suceda en el mundo vititivinícola. Los apellidos que hoy encontramos en la mayoría de las marcas y etiquetas de vinos uruguayos, se trata de bodegas que hace muchas generaciones vienen produciendo vino.
Los más reconocibles son: Irurtia y Zubizarreta en Carmelo, Falcone en Paysandú, Pisano en Progreso, Carrau en Colón, De Lucca (El Colorado), los Stagnari , Toscanini, Giménez Méndez, Traversa, Pizzorno, Toscanini, Etcheverry (Castillo Viejo), Varela Zarranz, Ariano, Marichal, Chiappella, Fallabrino, Spinoglio, etc. etc.

En fin, sin lugar a dudas, este caudal de bodegueros-autores, es un capital aún mayor, con el que el país cuenta, que el concepto de 'Autor', porque esa tradición transmitida de generación en generación, es algo intangible, imposible de repetir, de imitar o copiar, está en el ADN, de cada una de las familias bodegueras uruguayas, que conocen a la perfección sus tierras, viñedos, maquinaria, vinos y las particularidades en la elaboración. Cosa que le da ese carácter único a nuestros vinos. Quizás como uruguayos no valoremos esta singularidad, pero en el mundo sí se valora lo exclusivo, familiar, artesanal, lo particular y diferente, ya que implica un valor agregado, en oposición a los vinos masivos, de escala industrial, y de carácter -prácticamente- homogéneo. Y lo más importante de este gran diferencial que ofrecen los vinos uruguayos al mundo, es que no es marketing, efectivamente es así, es la realidad -por suerte- aún vigente, construída en base al trabajo, esfuerzo y tesón de cada una de las distintas generaciones de familias bodegueras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario