Datos personales

Mi foto
El autor (Miguel Etchandy) es Sommelier Profesional. Miembro de FIJEV (Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Vinos). En la actualidad: Redactor Responsable de la Revista 'CAVA PRIVADA'; Colaborador de la Revista BEBIDAS y CÍA del Canal web VINO de URUGUAY. TV. Fue corresponsal y crítico de vinos de Uruguay de la Revista WINE+ (2009 al 2013) y Columnista de vinos (2006-2009) de Revista GALERÍA/ Semanario Búsqueda. Fue coordinador y docente del CURSO de SOMMELIER de Facultad de Química (2005 al 2014). Con 28 años de experiencia en el trabajo con vinos, desde su empresa propia, es creador y director responsable de MUSEO del VINO de Montevideo-Uruguay (www.museodelvino.com.uy). Desde el 2009 dirige las actividades de vinos de CAVA PRIVADA (Primer Club de Vinos del país). En el 2016 asume la dirección ejecutiva de CAVA PRIVADA. Se ha desempeñado profesionalmente, dictando cursos y realizando capacitaciones, catas, presentaciones, degustaciones, cenas, salones, eventos y actividades vinculadas al vino en todo el país, para público nacional e internacional. Fue fundador en el 2005 y directivo hasta el año 2015 de la Asociación Uruguaya de Sommeliers.

domingo, 25 de septiembre de 2016

¿Qué debemos saber de un vino antes de comprarlo para estar seguros que mejorará con los años?

por Miguel Etchandy para Cava Privada
(publicado en Revista Bla edición Setiembre)

Es una pregunta recurrente de todos aquellos que compran vinos, cómo asegurarse de antemano cuáles son las botellas que efectivamente mejorarán con el transcurso de los años.

Pues bien, existe información muy importante que podemos obtener directamente a través de la etiqueta del vino, que si la sabemos interpretar, nos orientará, y dará pautas fundamentales para tener la mayor certeza posible acerca de cuál es el vino que conviene comprar para la guarda y cuál no.

Lo primero que debemos asegurarnos es que se trate de un vino fino, en el caso de los vinos uruguayos, aparece en las etiquetas la sigla V.C.P. (Vino de Calidad Preferente). Y muchas veces dirá también Vino Fino.

Luego es necesario precisar qué tipo de vinos queremos guardar, si es blanco, rosado o tinto. Y ante esta pregunta es bueno distinguir que, si bien existen vinos blancos y rosados de guarda, en general la gran mayoría de los vinos de éste tipo se recomiendan beber jóvenes. Es decir que lo mejor es beberlos lo más pronto posible, en el año de elaboración o máxime al siguiente. Existen si grandes vinos blancos de guarda, cuyo período estimado de conservación oscila en los 8 años aproximadamente. Así como vinos blancos con vinificaciones especiales, llamados vinos de cosecha tardía o vinos tardíos, se trata de vinos dulces naturales, vinos blancos de larga conservación, estamos hablando de decenas de años. Los casos más emblemáticos de este estilo son los Vinos de Tokaji (de Hungría) y los vinos de Botrytis.

Ahora bien, pero cuando hablamos de vinos de guarda, todos inmediatamente pensamos, en otro tipo de vinos, y éstos son sin dudas los tintos. Y es que son los vinos dados por excelencia a la guarda.

Aquí deberá comenzar entonces la investigación visual de la etiqueta para cerciorarnos que el vino preseleccionado cuente con garantías para poder destinarlo a la guarda. Ya dijimos entonces que lo primero es asegurarnos que no sea un vino de mesa, que sea un vino fino. Luego deberíamos fijarnos en la fecha de elaboración, es decir la añada, información obligatoria con la que debe contar la etiqueta. ¿Para qué? Bueno porque el tiempo total de conservación se contará a partir de la cosecha del vino.

Posteriormente deberíamos fijarnos que aparezca en la etiqueta, el rótulo de Roble, Reserva o Crianza. Vocablos que muchas veces se usan indistintamente para diferenciar a los vinos que han tenido crianza en barrica de roble. Éste es un dato muy importante, que determina si un vino puede o no ser de guarda. Generalmente esa información aparece en la etiqueta principal, cuando se trata de vinos uruguayos, de la región y en el llamado 'Nuevo Mundo del vino', no sucede lo mismo en el caso de los vinos europeos, donde las etiquetas generalmente dicen poco o nada al respecto.

El hecho de que un vino haya tenido crianza en roble, nos asegura que ocurran una serie de fenómenos imprescindibles para que un vino mantenga su estructura firme con la crianza. Ya que en ese proceso se producen una serie de fenómenos fisico químicos, producto de la micro oxigenación que el vino realiza a través de las duelas de madera, que redundan en una prolongación de la vida del vino.
¿Cuáles son los aspectos en los que ganará un vino criado en roble? El primero es en que el color del vino permanecerá más firme y estable durante un período mayor de tiempo, respecto a un vino que no tuvo crianza.
El vino ganará además en aromas y sabores aportados por el contacto con la madera.
Y fundamentalmente la microoxigenación que se produce a través de la madera, asegura que el vino, que es un producto vivo, en el que viven microorganismos, que éstos pueden prolongar su vida y asegurar entonces una mayor estabilidad microbiológica del vino.

Así que debemos asegurarnos que aparezca alguna de estas inscripciones (Roble, Reserva o Crianza). En algunos casos es habitual o común, bastante frecuente de ver en etiquetas de vinos uruguayos, que en las contraetiquetas) diga una leyenda parecida al texto siguiente: “Este vino ha sido criado en barrica de roble fránces (o americano) de primer (o segundo) uso, durante 12 meses” (la cantidad de tiempo puede variar, e ir de 6 a máximo de 18 a 24 meses en roble). Este detalle, entonces, si que es importante. Ya que cuanto mayor sea el período de crianza en roble, se trata de un vino, que para soportar ese tiempo, el bodeguero o enólogo ha debido elegir un vino de gran calidad y concentración. De no ser así el vino se estropeará con la crianza.

También debemos considerar la cosecha, o año de elaboración, por dos cuestiones.
La primera es para saber, según el año, si se trata de una buena, mala, regular o excepcional cosecha. Dato que pesa y mucho, a la hora de elegir un vino para la guarda. Y el otro asunto por el que debemos tener en cuenta el año, es para tomarlo como punto de partida del vino, y considerando que los vinos tintos con crianza en roble, podrán resistir promedialmente de unos 10 a 15 años de elaborados , y probablemente también más, pero habrá que probarlos.

Hay un tema que también importa a este respecto de la conservación, y es el tener la certeza que el vino que compraremos ha permanecido conservado desde su elaboración en las condiciones ideales, de lo contrario, por más que cuente con todos los requisitos, si el mismo no ha sido conservado en lugares frescos, sin luz, con una temperatura estable todo el año de 13 a 18oC, y en posición horizontal. De no ocurrir alguno de estos items, el vino, contará con un potencial menor de guarda.

Ya ven que son muchos los aspectos a tener en cuenta; todo este ejercicio lo tendremos que hacer si nos encontramos frente a una marca o vino completamente desoconocido, Existe la opción más simple y segura, si acudimos a una tienda especializada de confianza, donde nos den asesoramiento para la compra. O formando parte de un club de vinos como Cava Privada, en el que el consejo y asesoramiento siempre sea posible, para facilitar y asegurar la tarea.

1 comentario:

  1. Hola. El tema de cómo se presentan los vinos finos, de guarda y con crianza, en Uruguay en general, deja mucho que desear. Son pocas las tiendas especializadas que presentan estos vinos en un lugar con la temperatura y luz adecuada y sobretodo en la posición horizontal o lo más horizontal posible. No se porqué no se establece este criterio para el cuidado de estos productos que al igual que una fruta o verdura o una carne en el supermercado están en heladeras si corresponde, o bien presentadas para que el consumidor vea el producto como debe ser. Normalmente he visto en supermercados , vinos finos de alta gama parados por mucho tiempo con precios superiores a los $ 1500, con la sola preocupación de un elemento con alarma para que no lo roben y no el cuidado que un vino merece.
    En Buenos Aires es al revés. La mayoría de las tiendas especializadas, por más chicas que sean, presentan los vinos horizontales y en condiciones de temperatura y luz adecuadas.
    Ojalá impongamos la exigencia a quienes nos venden el vino de presentarlos de esta manera en el Uruguay.
    Gracias
    Arq. Diego Jaunsolo

    ResponderEliminar